Después de acumular ocho meses apeados de cualquier tipo de competición automovilística por las circunstancias de la pandemia, los nueve veces campeones del mundo regresan al FIA World Rally Championship en un territorio desconocido para ellos, pero esto no ha impedido que Sébastien Loeb-Daniel Elena lideren la quinta ronda del certamen tras su etapa inaugural, jornada en la que todos sus rivales exprimieron al máximo sus habilidades y monturas en busca de la posición de salida más retrasada posible para mañana.

Arrancó oficialmente el tremendamente exigente Rally de Turquía con dos especiales en la tarde de hoy fundamentales en el desarrollo de la prueba, ya que el orden de salida para la etapa más larga del fin de semana lo define la clasificación general al término de ‘ícmeler’ y ‘Gökçe’, tramos que totalizan 25.22 kilómetros cronometradas.

En esa distancia brilló con excelsitud la pareja más exitosa en la historia del FIA World Rally Championship. El último evento que disputaron fue el Monte-Carlo del pasado mes de enero, es decir, hace ocho meses, pero es que no se montaban en el Hyundai i20 Coupé WRC sobre tierra desde el Catalunya-Costa Daurada. Un día de test en semanas previas a la cita turca bastó a Loeb-Elena para finalizar al frente de la clasificación y partir mañana en el puesto de largada por el que todos luchaban.

Además, ascendieron a un liderato que ocupaban tras el TC-1 sus compañeros de equipo Neuville-Gilsoul en un tramo con zonas en las que la visibilidad era nula debido al polvo en suspensión, incidencia que relegó a Tänak-Järveoja del tercer puesto al séptimo. Monumental el cabreo tanto del piloto belga como del estonio al arribar al Control Stop del TC-2 con los organizadores, intensificado por el valor de la tabla de tiempos en este viernes extraordinario.

Al menos la tripulación #11 solo descendió una plaza, conservando la segunda por apenas una décima sobre el Toyota de Ogier-Ingrassia, los únicos no damnificados por las nubes de la polvareda, aunque esto en absoluto desmerece a unos franceses que asumieron elevados riesgos mientras limpiaban la pista. Los también Yaris WRC de Evans-Martin y Rovanperä-Halttunen ruedan en cuarto y quinto lugar, respectivamente.

Justo detrás de los pupilos de Tommi Mäkinen encontramos al Ford Fiesta WRC más rápido, el dirigido por Suninen-Lehtinen. En M-Sport decidieron equipar el compuesto duro a sus tres vehículos, decantándose el resto de la categoría reina por el neumático medio. A espaldas de Tänak-Järveoja figuran en el octavo puesto Lappi-Ferm, con sensaciones incómodas en los kilómetros finales con la rueda delantera derecha. Greensmith-Edmondson y Loubet-Landais completan el top diez.

En WRC2, Fourmaux-Jamoul dominan ampliamente con su Ford Fiesta MKII. Brynildsen-Minor y Tidemand-Barth adoptaron un planteamiento extremadamente cauteloso que pagaron con una losa superior a los quince segundos en la primera especial, a la que tienen que sumar los perdidos en el siguiente.

En WRC3 Bulacia-Der Ohannesian toman la iniciativa en su Citroën C3 aventajando en 12.4” al Skoda Fabia Evo de los polacos Kajetanowicz-Szczepaniak. El podio provisional lo cierran Fernández-García con otro Skoda Fabia Evo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .