Dramático primer bucle de esta última etapa de la quinta ronda del FIA World Rally Championship. Comenzando con la monstruosa especial de ‘Çetibeli’ y sus 38.15 kilómetros, todos los participantes en la categoría reina a excepción de Evans-Martin y Greensmith-Edmondson las pasaron canutas, deteniéndose seis de los diez vehículos a causa de pinchazos y roturas. La clasificación se vuelca por completo, liderando la misma los británicos de Toyota con una ventaja de 42.2”… pero todavía resta el segundo paso al tramo rey de la prueba.

En el Rally de Turquía no hay nada garantizado hasta que se arriba al parque cerrado final. Los organizadores del evento otomano se guardaron para esta última etapa dos pasadas a la temible especial de ‘Çetibeli’, con una cuerda de 38.15 kilómetros, además de otras dos a la Power Stage de ‘Marmaris’, un sprint de 7.05 kilómetros que concluye a las puertas del parque de asistencias.

El tramo más largo del itinerario, desayuno de los participantes, provocó un sinfín de incidentes. Abrían pista Tänak-Järveoja, acogidos a la normativa de ‘Rally2’ tras su abandono ayer por problemas en la dirección de su Hyundai. Hoy tampoco se libraron de inconvenientes, quedándose sin interfonos a mitad de la cronometrada y hasta que llegaron a la carpa de su equipo. Posteriormente, se retirarían Loubet-Landais por avería mecánica y Suninen-Lehtinen por un toque que destrozó el amortiguador trasero izquierdo de su Fiesta WRC.

Pero ahí no terminó el drama. Los pinchazos entraban en escena y afectaban a Lappi-Ferm, Rovanperä-Halttunen, Ogier-Ingrassia, Loeb-Elena y Neuville-Gilsoul, es decir, únicamente se salvaron Greensmith-Edmondson y Evans-Martin. De los que sufrieron el desfallecimiento de sus neumáticos, pararon a cambiarlo en medio del tramo todos menos los nueve veces campeones del mundo, que se arrastraron hasta la meta del TC-9 con una rueda completamente destrozada.

Así, Evans-Martin se encontraron con un liderato de 46.9” después de despertarse cuartos a más de un minuto de esa plaza. No obstante, su renta la redujeron Neuville-Gilsoul en ‘Marmaris’ a 42.2”, declarando en el Control Stop que no tienen otro objetivo que recuperar en las segundas pasadas la posición que previamente ocupaban. Los belgas se sitúan cuatro segundos por delante de Ogier-Ingrassia, figurando también en la lucha por el podio Loeb-Elena. Rovanperä-Halttunen conservan el quinto lugar y Greensmith-Edmondson ascienden al sexto en detrimento de sus compañeros de equipo Lappi-Ferm.

En WRC2, Tidemand-Barth no arriesgaron lo más mínimo y se dedicaron a esquivar piedras, conscientes de su ventaja cercana a los dos minutos con respecto a Fourmaux-Jamoul.

En WRC3 Kajetanowicz-Szczepaniak amplían ligeramente su mandato, contando con un margen de 44.9” sobre Bulacia-Der Ohannesian. Los locales Avci-Vatansever cierran el podio provisional.

Los resultados actuales son tremendamente susceptibles a radicales cambios en las repeticiones de ‘Çetibeli’ y ‘Marmaris’, con un firme deteriorado y repleto de amenazas en forma de piedras en cualquier centímetro de carretera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .