Las extraordinarias circunstancias que han empañado la temporada 2020 afectaron especialmente al Campeonato de Canarias de Rallyes sobre Tierra, compuesto únicamente por la trigésimo primera edición del Rally de La Oliva. Por tanto, el vencedor de la prueba majorera se coronaría campeón de la especialidad, dirigiéndose ese título a las manos de Yeray Lemes y Jordi Díaz, aprovechándose de los problemas que sufrieron Kevin Guerra-Daniel Sosa al comienzo de la tarde.

El Campeonato de Canarias de Rallyes sobre Tierra se inició con un grave contratiempo en la noche del viernes, momento en el que la Escudería Maxo Sport, entidad organizadora del XXXI Rally de La Oliva, anunciaba cambios en el itinerario a causa de problemas burocráticos, suspendiéndose los tramos de ‘Majanicho-Corralejo’, ‘Lajares-Tindaya-La Oliva’ y ‘La Calderita’, reduciéndose el itinerario a las especiales de ‘La Piconera-Morro Francisco’ y ‘Villaverde-Cerco Viejo’, que se abordarían en dos ocasiones para cada sentido.

En el plano puramente deportivo, el piloto local Kevin Guerra partía a un ritmo endiablado junto al grancanario Daniel Sosa en el Volkswagen Polo N5 de Fuertwagen Motorsport, adjudicándose las cuatro primeras cronometradas celebradas en el entorno de ‘La Piconera’ y gozando al término de las mismas de un liderato de 18.1” sobre Borja Pérez-Rubén Pérez (Mitsubishi Lancer Evo X).

Sin embargo, con la entrada en escena de ‘Villaverde’, la clasificación se volcaba por completo, descendiendo Guerra-Sosa a la segunda plaza y Pérez-Pérez a la cuarta, situación de la que sacaron el máximo partido posible Yeray Lemes-Jordi Díaz (Mitsubishi Lancer Evo IX). El lanzaroteño, que no competía en este firme desde junio del pasado año, escaló hasta la primera posición, un lugar que no abandonaría. Anotándose las mejores marcas en las tres pasadas (la última se canceló), Lemes-Díaz ampliaron su renta en lo más alto de la clasificación y se hicieron con el título regional.

Guerra-Sosa mordieron el polvo de nuevo, conformándose con la medalla de plata. La fortuna no les acompaña y sus dos participaciones con la montura fabricada por RMC Motorsport han compartido agrios desenlaces en los que pierden unos triunfos merecidos. El cuadro de honor lo completaron Daniel Guerra-Sergio Vera en una solitaria P3 con su Subaru Impreza STI.

Pérez-Pérez mantuvieron su lugar a espaldas de las duplas que figuraron en el cuadro de honor. Manuel A. García-Tecorice Hernández (Mitsubishi Lancer Evo IX) tomaron el camino del abandono antes del arranque del bucle final, retirada con la que Gustavo Sosa-Rogelio Peñate (Skoda Fabia R5) escalaron hasta el quinto puesto, precediendo a Aníbal Hernández-Jonathan Hernández (Mitsubishi Lancer Evo VI).

En 2RM se impusieron Cristian Calderín-Verónica Tejera, séptimos absolutos al volante del resistente Volkswagen Golf. Detrás de ellos concluyeron Javier Sosa-Kilian Camacho (Skoda Fabia 1.2 TSI), cerrando el top diez Miguel Á. Rodríguez-Patricia Guillén (Subaru Impreza STI) y Francisco Álamo-Javier Arencibia (Mitsubishi Lancer Evo IX). Lamentar las bajas de Maykel Tacoronte-Leandro Pérez (Volkswagen Polo 1.9) y Aarón Martín-Ángel Gordillo (Volkswagen Polo TDI).

En ‘Quads’, Eduardo Chinesta (KTM XC) estableció claras diferencias con Marcos Ponce (Yamaha YFZ) y Rafael Melo (Suzuki LTZ 400), segundos y terceros, respectivamente.

Las clasificaciones finales del XXXI Rally de La Oliva, disponibles a un clic.

Foto: Daniel García Photography

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .