Los vigentes campeones del mundo comienzan su temporada de despedida del Mundial de Rallyes con una incontestable victoria en el mítico ‘Monte-Carlo’, destacándose en solitario en lo más alto del palmarés de la prueba con base en la localidad de Gap con ocho triunfos a su nombre. Con una superioridad absoluta, Sébastien Ogier-Julien Ingrassia añadieron a su botín de puntos la bonificación del scratch en la ‘Power Stage’. Elfyn Evans-Scott Martin completaron el doblete monegasco de Toyota, cerrando el cuadro de honor Thierry Neuville junto a su nuevo copiloto, el belga Martijn Wydaeghe.

Los recuerdos de su infancia le trasladan a las carreteras de los Alpes franceses. Natural de la localidad de Gap, la misma en la que se establece el centro neurálgico del Rallye de Monte-Carlo, Sébastien Ogier creció con la ilusión y el deseo de competir en su prueba de casa, en la que terminaría logrando un hito histórico. Acompañado por Julien Ingrassia en el habitáculo de un Toyota Yaris WRC que por vez primera lucía el número 1 en sus puertas, el piloto siete veces campeón del mundo certificó su octavo triunfo en el evento por excelencia del certamen, ese en el que siempre ha partido dispuesto a ganar

La última etapa de la ronda inaugural del FIA World Rally Championship 2021 distó completamente con los domingos a los que la meteorología del sur de Francia acostumbraba. Con un asfalto sumamente deslizante en ‘Puget Théniers-La Penne’ (12.93 kilómetros) y una espesa capa de nieve cubriendo parte de la superficie en ‘Briançonnet-Entrevaux’ (14.31), esta última celebrándose como ‘Power Stage’ en su segunda pasada, los equipos prioritarios no dudaron lo más mínimo en equipar, al menos, cuatro neumáticos de invierno con clavos, y ninguno de ellos se equivocaría.

La jornada dominical amanecía en la costa del Principado con dos Toyota Yaris WRC al frente, los dirigidos por Sébastien Ogier-Julien Ingrassia y Elfyn Evans-Scott Martin, separados por 13.0” en favor de la dupla local, que se encargaba de disipar por completo las opciones a la medalla de oro de sus compañeros de equipo. De nuevo, Ogier-ingrassia camparon a sus anchas en sus tierras, anotándose tres scratchs de cuatro posibles -entre ellos el del tramo de bonificación- a pesar de las complejas condiciones del firme, arrancando así de la mejor forma posible su temporada de despedida de la élite de la especialidad.

Los británicos Evans-Martin, sabedores de la dificultad que entrañaría el doblegar a los defensores del título en las carreteras en las que iniciaron de la mano sus trayectorias deportivas, adoptaron un planteamiento conservador y se conformaron con arribar a la meta final en el segundo lugar, otorgando un brillante doblete a Jari-Matti Latvala en su estreno como director deportivo del Toyota Gazoo Racing WRT. Las posibilidades que existían del triplete se desbarataron a las primeras de cambio con el pinchazo de Kalle Rovanperä-Jonne Halttunen, que descendían a un cuarto puesto que no abandonarían.

Aunque no es este el resultado global que Andrea Adamo buscaba para su formación, positiva tercera posición de Thierry Neuville en el estreno de su compatriota Martijn Wydaeghe a su derecha. El nivel de compenetración entre ambos en el habitáculo del Hyundai i20 Coupé World Rally Car creció continuamente, como así lo demuestran sus registros desde la mañana del sábado. Por otra parte, los españoles Dani Sordo-Carlos del Barrio cerraron su relación deportiva con una solitaria quinta plaza tras un fin de semana en el que sufrieron demasiado para extraer el máximo agarre posible con compuestos mixtos.

El japonés Takamoto Katsuta, copilotado por Daniel Barritt sobre el Toyota Yaris WRC #18, realizó su mejor actuación hasta la fecha en el certamen con un sexto lugar, precediendo a los brillantes Andreas Mikkelsen-Ola Floene, que a bordo de un Škoda Fabia Evo Rally2 concluyeron séptimos de la general y por delante del superior Ford Fiesta WRC de Gus Greensmith-Elliott Edmondson. Los hombres de M-Sport vivieron un frustrante arranque de curso, definido por el piloto de Manchester como el “peor de su carrera”.

En WRC2, apabullante dominio de Mikkelsen-Floene, que también se lanzaron con éxito a por los puntos extra que otorga la ‘Power Stage’, recomponiéndose incluso de un trompo tras frenar deliberadamente con un banco de nieve. La lucha por P2 entre Adrien Fourmaux-Renaud Jamoul y Eric Camilli-François Xavier Buresi se saldó del lado de la pareja del Ford Fiesta MKII Rally2, que endosaron más de un minuto a los franceses del Citroën C3 Rally2 a causa de sus problemas de motor.

Por lo que respecta WRC3, 1-2-3 perfecto de Citroën comandado por Yohan Rossel-Benoit Fulcrand. Los vencedores, víctimas de un pinchazo en la última cronometrada, figuraron en el cuadro de honor flanqueados por sus compatriotas galos Yoann Bonato-Benjamin Boulloud y Nicolas Ciamin-Yannick Roche, segundos y terceros, respectivamente.

Foto: Red Bull Content Pool

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .