Con 78 años de edad, uno de los nombres propios de la época Grupo B en el Mundial de Rallyes ha fallecido a causa del cáncer. La leyenda finlandesa Hannu Mikkola nos dejó en la noche de ayer viernes con un legado de 18 victorias y un título en la máxima categoría de la especialidad, logrado en la temporada 1983 a los mandos del icónico Audi Quattro A2. La triste noticia de su pérdida la confirmó su hijo Vesa a través de sus redes sociales.

Mientras el Mundial de Rallyes se encontraba en el círculo polar ártico disfrutando de las nevadas pistas de la región de Laponia, una triste noticia sacudió por completo al parque de asistencias. Escasas horas después del término de la primera etapa, Vesa Mikkola confirmaba mediante sus redes sociales la pérdida de su padre, el campeón finlandés Hannu Mikkola. El piloto nacido en Joensuu no logró derrotar un cáncer contra el que luchaba desde hace varios años, dejándonos con 78 años de edad.

La saga de finlandeses voladores destacó sobremanera en las carreteras más exigentes del planeta. Uno de los integrantes de la misma fue el propio Hannu, que desplegando una conducción y velocidad extraordinarias deleitó a los aficionados al deporte desde que debutó en la temporada 1973 con un Ford Escort RS 1600 MKI en el Rally de Monte-Carlo, evento que concluyó en una más que meritoria cuarta posición. Justamente en la campaña siguiente y ante sus fervientes seguidores, Mikkola consiguió su primera victoria tras dominar de cabo a rabo el mítico ‘1000 Lagos’.

Acumulando aventuras con Toyota y regresando a Ford en el año 1978, Mikkola continuó sumando triunfos alrededor del globo, pero ninguno de ellos similar al que obtendría en el curso 1983, ese en el que debutaron los vehículos Grupo B. Armado con todo un Audi Quattro A1 -que mediada la campaña estrenaría la evolución A2-, Mikkola se convirtió en el primer campeón de una era marcada en la memoria de cualquier apasionado al automovilismo. Con la compañía del sueco Arne Hertz en el habitáculo del artefacto alemán, Hannu finalizó esa brillante temporada con cuatro victorias y un total de 125 puntos.

Mikkola seguiría compitiendo en el certamen hasta el Rally de Finlandia de 1993, en el que se despediría sobre un Toyota Celica Turbo 4WD. Desgraciadamente, en los años posteriores a su marcha del certamen se le diagnosticó ese cáncer ante el que sucumbió en la noche de ayer. Desde aquí extendemos nuestras condolencias a toda su familia. Descansa en paz, Hannu.

Foto: DirtFish

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .