La formación más laureada en la historia del Mundial de Fórmula 1 ha presentado un bólido completamente renovado en las áreas permitidas por el reglamento. Desde la aerodinámica hasta la unidad de potencia, el Ferrari SF21 aspira a solventar los numerosos problemas de competitividad de su sucesor. Los italianos tratarán de olvidar los resultados de la pasada temporada y confían plenamente en el trabajo realizado en Maranello. El monegasco Charles Leclerc y el español Carlos Sainz descubrirán este viernes en Bahréin si la Scuderia avanza por la senda correcta.

La Scuderia Ferrari afronta una campaña fundamental. Tras la recesión en prestaciones experimentada el pasado año con un SF1000 incapaz de luchar por liderar la clase media, el SF21 se presenta como el primer paso de la recuperación de la histórica compañía transalpina en el Mundial de Fórmula 1. A pesar de las similitudes reglamentarias con el bólido del 2020, los ingenieros de la formación con base en Maranello han trabajado a destajo para remontar la situación y recuperar parte del rendimiento perdido con las carencias del anteriormente mencionado SF1000.

“Los éxitos del pasado no aseguran los del futuro”. Esta oración refleja las intenciones de la estructura dirigida por Mattia Binotto. Aprovechando que sus rivales -como la propia Scuderia– se encuentran en Bahréin para los test de pretemporada que tendrán lugar este fin de semana en el circuito de Sakhir, desde Ferrari no se han preocupado en ocultar los avances del SF21. En lo que a aerodinámica se refiere, se ha rediseñado el alerón delantero con una nariz completamente nueva. En la zaga del monoplaza, las dimensiones de la unidad de potencia que han creado desde una hoja en blanco favorecen un empaquetado más compacto. Además, estrenarán transmisión y suspensión trasera.

Apelando a la humildad, la Scuderia Ferrari y su renovada alineación de pilotos se entregarán al máximo para olvidar la desastrosa campaña que les relegó a la sexta posición en el campeonato de constructores con apenas 131 puntos en su contador. El monegasco Charles Leclerc y su nuevo compañero de equipo, el español Carlos Sainz, han invertido horas y horas en las instalaciones de la escuadra fundada por Enzo Ferrari remando en la misma dirección que el resto de empleados. En dos días disiparán sus dudas sobre la competitividad del SF21.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .