Fatagüi Competición confirmó su participación en la prueba inaugural del Campeonato Provincial de Las Palmas de Rallyes de Asfalto después de completar un arduo proceso de reconstrucción en el Renault Clio RS R3T. El accidente que sufrieron en la última ronda de la pasada campaña obligó a Noé Armas y al resto de su equipo a emplearse a fondo para conseguir estar presentes en un XXXVII Rallye Villa de Santa Brígida. Mientras aumentaban su ritmo a medida que acumulaban kilómetros en la ronda satauteña, el alternador sucumbía y les abocaba al abandono antes de arrancar el penúltimo tramo.

Sábado 24 de octubre de 2020. Ese día se celebraba en el sur de Gran Canaria la cuadragésimo séptima edición del Rallye de Maspalomas, una prueba marcada en rojo en el calendario de Fatagüi Competición. El equipo de Noé Armas y Efraín González afrontaba con ilusión una cita de casa que iniciaron con un brillante quinto mejor crono en la especial de ‘Maspalomas-Fataga’, que termina en las puertas del pueblo del piloto tirajanero. Sin embargo, minutos después vivirían una auténtica pesadilla al volcar en ‘Agua Latente-Ayacata’. Por segundo año consecutivo, los del Renault Clio RS R3T no alcanzarían la meta.

Aunque en su momento fue un percance difícil de encajar al suceder en unos tiempos de impredecibilidad absoluta, Armas y todos los integrantes de su formación empezaron un exigente proceso de reconstrucción del vehículo de la firma del rombo. Los importantes daños les motivaron a despiezar la mecánica en una carrera contrarreloj. El objetivo no era otro que el de regresar a las carreteras de Gran Canaria lo más pronto posible. Pero antes de celebrar el retorno, el trabajo se centraba en los garajes y en unas extensas jornadas de reparaciones que culminaron hace apenas un mes.

El siguiente paso, recuperar sensaciones al volante. Con el artefacto franceses luciendo un limpio color blanco típico de un coche procedente de la fábrica, Noé Armas completó unas valiosas vueltas al Circuito de Maspalomas con la que responder a cualquier duda sobre las reacciones del Clio RS R3T una vez superado el proceso de montaje. Rodando sin ningún tipo de problema y renovando a BP El Taro como patrocinador principal, Armas oficializaba a través de sus redes sociales la inscripción al XXXVII Rallye Villa de Santa Brígida, ronda inaugural del Campeonato Provincial de Las Palmas de la especialidad.

Al fin, la dupla Armas-González se enfundaba el mono, pero con una presión inmensa cargando sobre sus hombros. Tras los inconmensurables esfuerzos del parón invernal, la misión primordial consistía en acabar las ocho cronometradas del evento satauteño con el Renault de una pieza. La pareja de San Bartolomé de Tirajana comenzaba la jornada extremando las precauciones y evitando fijarse en los registros del resto de participantes para así evitar inmiscuirse en luchas por una determinada posición en la clasificación general.

A pesar de las circunstancias, Armas-González arribaban a la asistencia A1 en el décimo lugar de la general y terceros del grupo de tracción delantera. “Hemos salido con mucha presión. Las salidas de carretera en casos como el nuestro conllevan muchas horas de trabajo y un desembolso económico considerable. Psicológicamente no nos encontramos preparados para arriesgar e ir al límite. Por ello vamos a seguir en esta línea de riesgo 0. Nos queda mucho margen todavía, pero este es el camino correcto, el de rodar y rodar. El coche se ha montado por completo después del accidente y tenemos que comprobar que todo funcione”, declaraba un Noé Armas que extendía su agradecimiento a los mecánicos que le permitieron partir en Santa Brígida.

Mostrándose cada vez más cómodos en el habitáculo del Renault Clio RS R3T, Arma-González rebajan sus registros y escalaban al noveno lugar de la clasificación absoluta al término del bucle intermedio. Las etapas del período de reaclimatación avanzaban positivamente. “Esto es como un combate. Cada tramo que superamos nos descarga de presión. Dentro de nuestros márgenes estamos más cerca de nuestro ritmo. En comparación con la sección anterior, ya nos sentimos mejor al volante y disfrutamos de la conducción. Nuestra única meta para esta repetición de tramos era la de marcar mejores tiempos que en las primeras pasadas. No debemos de pelear con ningún rival, y eso haremos en las cronometradas que restan”.

Pero los infortunios se cruzarían de nuevo con Noé Armas y Efraín González. Cuando se dirigían a la salida del TC-7, el alternador del Renault Clio RS R3T sucumbía a la dureza del ‘Villa de Santa Brígida’ y el abandono era irremediable. Aunque la suerte les esquivó, los de Fataga no cometieron errores y cumplieron con el cometido de evitar contacto con cualquier otra cosa que no fuese el asfalto. Además, prometen volver a la competición más pronto que tarde, esperanzados en que los dioses de la mecánica les acompañen en su próximo compromiso y les devuelvan las alegrías.

Foto: Daniel García Photography

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .