Vibrante duelo en el desierto entre los gallos de Mercedes y Red Bull. Lewis Hamilton y Max Verstappen lucharon por el triunfo desde la primera hasta la última vuelta. Adecuando sus respectivas estrategias a sus movimientos durante la carrera, los de la estrella se impusieron por apenas siete décimas sobre los de las bebidas energéticas. Sin embargo, Verstappen rebasó en el exterior de la curva 4 al defensor del título cuando restaban tres vueltas, pero los comisarios le obligaron a ceder el liderato a Hamilton al haber realizado su maniobra por fuera del trazado.

La pelea deportiva entre Red Bull y Mercedes está servida. Ambas escuderías se amenazaron mutuamente en la ronda inaugural de la temporada desde el mismo momento en el que se apagaron los semáforos. Los de Milton Keynes partían en pole position con Max Verstappen cargando la vitola de favorito, pero sería su formación rival la que se auparía al escalón más alto del podio con Lewis Hamilton por una ínfima diferencia de 0.745”.

El holandés defendió exitosamente el liderato en una arrancada en la que se accidentaba el ruso Nikita Mazepin (Haas) en la curva 3. Sin embargo, mientras el coche de seguridad reagrupaba al pelotón, Max reportaba por radio problemas con el acelerador. A pesar de ese inconveniente derivado de un diferencial caprichoso, Verstappen apuraba al máximo en la reanudación y contenía al vigente campeón y su Mercedes W12. Manteniendo ambos una distancia mínima, Hamilton se atrevería con un undercut en la vuelta 13 que, a la postre, le valdría para superar al #33.

El muro de Red Bull decidió prolongar el stint de Verstappen hasta el decimoséptimo giro, en el que sustituía su desgastado juego de medios por otro similar, confirmándose su programa de dos paradas. Los planes iniciales de Mercedes pasaban por solamente un cambio de neumáticos, pero la presión que aplicó el poleman forzó a los ingenieros de la estructura germana a defenderse con otra parada. El británico la completaba y recuperaba la batuta de mando cuando su contrincante montaba duros en la vuelta 40. En ese punto, 8.7” les separaban.

Aprovechando la juventud de su calzado, Verstappen fulminó la renta de Hamilton en una decena de giros y entró en la ventana de DRS con tiempo suficiente para intentar un adelantamiento que conseguiría en la vuelta 53 de 56… pero la situación cambiaría drásticamente para el pupilo de Christian Horner. Los comisarios ordenaron a Red Bull que devolviese su lugar de privilegio al #44 al realizar la maniobra con las cuatro ruedas fuera del circuito. Max reaccionó inmediatamente y cinco curvas más tarde descendía a un segundo puesto en el que cruzaría la bandera a cuadros.

Hamilton y Mercedes golpearon en la sesión fundamental y se marchan de Bahréin en la cima de los campeonatos de pilotos y constructores. El inglés frenó al incesante Verstappen y certificó la victoria por siete décimas. Su compañero de equipo, el finlandés Valtteri Bottas, terminó en la tercera posición después de una jornada en el que rodó en tierra de nadie, a la expectativa de errores de sus predecesores. Al menos, el #77 sacó partido de su pit-stop gratis y marcó la vuelta rápida, llevándose así un punto extra.

En la clase media, pugna titánica entre McLaren y Ferrari. AlphaTauri se descartaba de ella cuando Pierre Gasly dañaba su alerón delantero en un toque con Daniel Ricciardo. Por delante del australiano, Lando Norris y Charles Leclerc se enzarzaron en una disputa apoteósica saldada en favor del #4, que se cubría a la perfección de los intentos de un monegasco que rebasaría el mexicano Sergio Pérez en las postrimerías de este Gran Premio de Bahréin. Su estreno en Red Bull comenzó con un alarmante apagón de motor en la vuelta de formación que le condenó a salir desde el carril de boxes. No obstante, protagonizaría una remontada memorable con la que aporta un valioso botín a su nueva escuadra.

El español Carlos Sainz se reencontró en batalla con su compatriota Fernando Alonso, aunque su duelo particular concluyó de forma anticipada al retirarse el bicampeón con unos frenos traseros inefectivos en su Alpine. El de Ferrari seguiría empleándose a fondo con la misión de alcanzar la P7 que ocupaba Ricciardo, pero 1.096” le separaron su objetivo. El japonés Yuki Tsunoda cuajó un positivo debut en la máxima categoría y se clasificó noveno con su AlphaTauri, antecediendo al Aston Martin de Lance Stroll.

Alfa Romeo y Kimi Räikkönen lidiaron con la zona de puntos, mas la velocidad de Tsunoda les regalaría al undécimo lugar, justo por delante del también Alfa Romeo dirigido por Antonio Giovinazzi. El frustrante domingo de Estaban Ocon (Alpine) lo remató Sebastian Vettel con un impactó que terminó en trompo. El francés acabaría decimotercero, mientras el impreciso alemán de Aston Martin se hizo con una decepcionante P15 a espaldas del Williams de George Russell. El rookie Mick Schumacher cerró la tabla al volante de un Haas.

Foto: Mercedes F1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .