El día 25 de septiembre de 2021 quedará marcado en la memoria de los aficionados españoles por la terrible desgracia que finalizó de forma abrupta el 44º Rallye Villa de Llanes. El automovilismo y el riesgo van de la mano, y este fin de semana se volvió a repetir uno de esos desagradables capítulos a los que cualquier participante es susceptible a pesar de los incesantes avances en materia de seguridad. Un accidente en el TC-7 se cobró las vidas de Jaime Gil y Diego Calvo, integrantes de un modesto e ilusionante equipo. En lo deportivo, Iván Ares-David Vázquez cosecharon su victoria más amarga.

Día negro para el automovilismo. Los lazos negros se adueñaron del 44º Rallye Villa de Llanes, prueba que sufrió un revés irreversible en el TC-7. Mientras los habituales del Supercampeonato de España ya habían completado el bucle, una desgraciada noticia cortó la respiración a los amantes del deporte del motor: los integrantes de la tripulación #131 perdían la vida tras un terrible accidente con su Seat Marbella GL, motivo más que suficiente para, con acierto, cancelar las especiales restantes.

Jaime Gil y Diego Calvo disfrutaban de su pasión en una ronda de carácter nacional, la primera en la que competían juntos. Un fuerte impacto se cobraba el fallecimiento inmediato del piloto, mientras que minutos más tarde su navegante le acompañaría en un tramo hasta el cielo. La misma pasión que llena el corazón de miles de españoles y millones de personas alrededor del globo mostró su cara más oscura, la que nos recuerda que el riesgo siempre estará presente.

En lo que a clasificaciones se refiere, Iván Ares-David Vázquez certificaron su segundo triunfo del curso a los mandos del Hyundai i20 R5 en un fin de semana que, al igual que sus compañeros de profesión, querrán enterrar en el olvido por el cruel desenlace de los acontecimientos. Los gallegos continúan remontando el vuelo en una temporada que empezó con una serie de abandonos que ha truncado la mayor parte de sus aspiraciones a la corona nacional.

Sin embargo, los problemas de alternador padecidos por el Škoda Fabia Rally2 Evo de José Antonio Suárez-Alberto Iglesias abren un hilo de esperanza a la competencia, ya que con ese percance los asturianos perdieron varios minutos que les relegaron a una solitaria octava plaza de la general, sexta a efectos del S-CER. En el cuadro de honor, Surhayen Pernía-Alba Sánchez (Hyundai i20 R5) y Óscar Palacio-Enrique Velasco (Ford Fiesta Rally2) acompañaron a los vencedores, en ese orden.

Jan Solans-Rodrigo Sanjuán sepultaron sus opciones a la corona de laurel con el enésimo pinchazo del año. La pareja del Citroën C3 Rally2 logró remontar hasta P5, separándoles 15.1″ del Porsche 997 GT3 Cup Rallye 2010 de Sergio Vallejo-Álvaro Louro. El top diez lo cerraron Daniel Peña-Raúl Pérez (Ford Fiesta R5), José Luis Peláez-Rodolfo del Barrio (Volkswagen Polo GTI R5), Suárez-Iglesias, Alberto Ordóñez-Ignacio García (Volkswagen Polo N5) y Oriol Gómez-Josep Ramon Ribolleda (Citroën C3 N5).

Foto: RFEdA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .