El inicio de la temporada 2022 en el archipiélago canario se anticipó al último fin de semana de febrero. DGJ Sport Team impulsó una novedosa iniciativa del agrado de los participantes, la de organizar una jornada de test colectiva en el municipio grancanario de Valsequillo. Más de treinta equipos sumaron los primeros kilómetros del año en la carretera de Casas Blancas. La meteorología trastocó ligeramente sus planes, pero todos cumplieron con el objetivo de recuperar el ritmo de competición a escasas dos semanas de que en la 26ª Subida de Juncalillo arranque de forma oficial la campaña.

Del garaje a la carretera, con los coches luciendo impecables. Si no hubo tiempo de limpiarlos, la meteorología ayudó a la causa. Después de un mes de enero -y la práctica totalidad del de febrero- de reposo absoluto, los equipos que así lo desearon se volvieron a familiarizar con sus monturas en la jornada de pruebas organizada por DGJ Sport Team. La escudería presidida por David Espino otorgó la oportunidad de comenzar la campaña sin la presión del cronómetro. En una corta especial diseñada entre Casas Blancas y el Barranco de los Cernícalos, más de treinta pilotos iniciaron el año deportivo.

Además de los aficionados, que ansiaban retornar a las cunetas, se presentó en el municipio grancanario de Valsequillo un elemento que no figuraba en los planes de la mayoría de desplazados. Hablamos de la lluvia, que se negó a perderse la cita e hizo compañía de forma intermitente e impertinente. Precisamente probar en condiciones de seco no pudieron los participantes, que se las apañaron para sortear los peligros de un tramo de armas tomar, ya sea con humedades en el firme o con un sol de justicia. Afortunadamente no hubo que lamentar percances por las precipitaciones.

La actividad se dividió en dos tandas: una matinal y otra vespertina. A esta circunstancia le sacaron partido Anastasio ‘Tato’ Suárez y Aridany Ojeda. El primero porque acumuló kilómetros a los mandos de sus tres vehículos, por la mañana con el Ford Fiesta R5 y por la tarde con las dos versiones del mítico Ford Escort. El segundo, por su parte, retornó a los habitáculos del Citroën Saxo VTS y del Honda Civic Type R R3. También hubo pilotos que aprovecharon la ocasión para compartir una jornada con sus familiares, como así lo hizo un Andrés Hernández al que copilotó su hija Andrea.

Foto: Daniel García Photography

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.