Vibrante inicio de la segunda etapa del 38º Rallye Villa de Santa Brígida. Los defensores del título, que en la especial nocturna del viernes establecieron un registro estratosférico, perdieron toda su ventaja al frente de la clasificación en la primera frenada del día. Enrique Cruz-Yeray Mujica cedían una quincena de segundos con su error y descendían a la tercera plaza. Miguel Ángel Suárez-Eduardo González heredaron el liderato, pero por poco tiempo, ya que los locales Luis Monzón-José Carlos Déniz les desbancaban del mismo en la especial de ‘La Cantera-La Atalaya’.

El sábado del 38º Rallye Villa de Santa Brígida ha comenzado con sobresaltos. Los líderes nocturnos de la cita inaugural del ‘Mundialito Canario’ cometieron un costoso error en la primera frenada de la especial que reanudaba las hostilidades. Con la fortuna de no dañar el frontal del Ford Fiesta Rally2, Enrique Cruz-Yeray Mujica reemprendieron la marcha, pero con una pérdida de tiempo de unos 15″. La ventaja que se habían labrado en ‘Las Palmas de Gran Canaria’ había desaparecido.

Al término de la especial de ‘Valsequillo’ la primera posición de la general la ocupaban Miguel Ángel Suárez-Eduardo González. El estreno del Citroën C3 Rally2 prometía con el registro con el que iniciaron la mañana. Empataron a la décima con Luis Monzón-José Carlos Déniz, por lo que se situaban al frente con una ínfima renta de 0.5″ sobre la dupla local. Sin embargo, no podrían aguantar el ritmo de estos en la cronometrada más larga del itinerario, en la que descendían al tercer lugar.

Los hombres del Škoda Fabia Rally2 Evo retornan a las carpas de su equipo instalados en lo más alto de la clasificación, pero con Cruz-Mujica respirando en su cuello. Los integrantes del DISA Copi Sport se resarcieron de su tempranero fallo con dos scratchs que les sitúan a 2.7″ de sus predecesores. Los satauteños realizarán unos cambios en la configuración del vehículo checo para tratar de frenar la recuperación de los vigentes campeones. El segundo bucle de la jornada tendrá mucho que decir.

El desconocimiento del artefacto de la firma del doble chevrón lastra a Suárez-González, quienes también padecieron ligeros problemas de desgaste en sus neumáticos. Por el momento marchan terceros a 8.6″ de la plata y con las espaldas bien cubiertas. Benjamín Avella-Agustín Alemán, a pesar de lidiar con un incómodo sobreviraje, continúan sorprendiendo en su debut con el Hyundai i20 R5 desde una cuarta plaza en la que superan por 1.1″ a Antonio Ponce-Pedro Domínguez.

También a los mandos de un Hyundai i20 R5, el piloto más laureado en la historia del ‘Villa de Santa Brígida’ siente las secuelas de los diez meses de inactividad. El podio parece imposible, pero en el tramo que cerraba la sección logró acortar distancias con Avella-Alemán. Descolgados de este grupo marchan Manuel Mesa-Ariday Bonilla (Suzuki Swift Sport R+ N5) y unos Iván Armas-Iván Armas que necesitan endurecer los ajustes del Porsche 997 GT3 Cup Rallye 2010 para evitar el derrapaje.

Ayoze Benítez-Patricia González ansiaban la presencia de precipitaciones para que se incrementasen sus posibilidades de plantar batalla a mecánicas superiores. Desafortunadamente para los del Mitsubishi Lancer Evo VII, la acción se ha desarrollado sobre asfalto seco, circunstancia que les relega a un solitario octavo puesto. José María Ponce-Carlos Larrodé luchaban con ellos hasta que un manguito de aceite de su Seat 600 JTR cedía y provocaba un conato de incendio en el TC-3.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.