Los vehículos de la categoría Rally2/R5 tomaron la voz cantante en el Campeonato de Canarias de Rallyes sobre Asfalto en 2019. En aquella campaña finalizó la era Porsche. La imposición de la brida y la constante evolución de las monturas que conforman el segundo peldaño más alto de la pirámide FIA motivaron el cambio de poder. Varios pilotos han sido tentados por esta división, el último de ellos el grancanario José María Ponce. Aunque el pasado fin de semana participó en el ‘Villa de Santa Brígida’ con el Seat 600 JTR, su intención es la de sumarse al regional en la próxima cita con un coche de primer nivel.

El futuro de José María Ponce se presenta ante dos semanas decisivas. En un plazo máximo de quince días, el aruquense obtendrá la respuesta definitiva al proyecto del vehículo Rally2 en el Campeonato de Canarias de Rallyes sobre Asfalto. Desde la conclusión de la pasada temporada el heptacampeón ha trabajado a destajo para cerrar su programa deportivo. Aunque las negociaciones se han dilatado en el tiempo más de lo previsto, en estos momentos no hay ninguna puerta cerrada.

El mayor de los Ponce comenzó la temporada el sábado 12 de marzo en los Altos de Gáldar. Allí se desplazó para participar en el quincuagésimo aniversario de la Subida de Juncalillo con el Seat 600 JTR. El pasado fin de semana también se puso a los mandos del prototipo en el 38º Rallye Villa de Santa Brígida, aunque correéndo peor suerte. La rotura de un manguito de aceite en ‘La Cantera-La Atalaya 1’ y una avería en la transmisión en la segunda pasada por ese mismo tramo le obligaron a abandonar.

En el caso de que se confirmase su incorporación al ‘Mundialito Canario’ con una montura de primer nivel, los problemas padecidos en la primera ronda del curso no afectarán a sus aspiraciones, ya que los coches de la categoría E2 solo puntuaban para el Campeonato Provincial de Las Palmas de Rallyes sobre Asfalto. Sin embargo, tampoco era esta la forma en la que el campeón nacional querría despedirse de un Seat 600 JTR con el que ha experimentado salvajes sensaciones de conducción.

«La posibilidad del proyecto Rally2 sigue viva. En un máximo de quince días tendremos el sí o el no». Ponce mantiene intacta la ilusión de recibir el visto bueno en las próximas semanas. Una contestación afirmativa supondría un cambio radical y en positivo para su trayectoria. El laureado piloto grancanario, casi cinco décadas después de debutar en el deporte del motor, continúa luchando incansablemente por disponer de artefactos de ultimísima generación para luchar por las victorias.

La ambición, otro de los elementos que acompaña a Ponce. Afirma que «puede resultar pretensioso teniendo pilotos tan rápidos y tan adaptados a sus monturas», pero uno de sus objetivos principales es el de disputar el entorchado a los Enrique Cruz y Miguel Ángel Suárez si el Rally2 llega a sus manos. El periodo de adaptación al nuevo coche comprendería «la primera parte del Rally Islas Canarias, nada más». Pero antes de pensar en la gran cita internacional, habrá que esperar a la respuesta definitiva.

Foto: Óscar Quintana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.