El tiempo corre y el laureado piloto grancanario sigue a la espera de una llamada telefónica para conocer su futuro. Aunque en el pasado Rallye Villa de Santa Brígida nos comentaba que en un plazo máximo de dos semanas habría respuesta definitiva al programa deportivo con el Rally2, esta continúa demorándose «por una cuestión de papeleo y causas personales justificadas del patrocinador». Cuando apenas faltan catorce días para que cierre el plazo de inscripción del 46º Rally Islas Canarias, José María Ponce pierde la esperanza de tomar en él la partida con un vehículo de última generación.

El Campeonato de Canarias de Rallye sobre Asfalto y sus seguidores permanecen expectantes al proyecto de José María Ponce. El heptacampeón regional había establecido la primera semana de abril como fecha límite para recibir luz verde o roja a su programa deportivo con una montura de la categoría Rally2, pero el semáforo no emite señal alguna. Con el 46º Rally Islas Canarias a la vuelta de la esquina, el aruquense contempla la posibilidad de ver a sus rivales desde la cuneta. El tiempo se agota.

Mientras en el 38º Rallye Villa de Santa Brígida confiaba en sumarse al ‘Mundialito Canario’, en la 19ª Subida de Tejeda mostraba preocupación ante la cercanía de la gran cita internacional. El mayor de los Ponce se ha inscrito a todas y cada una de las ediciones celebradas hasta el momento. Solo en dos no tomó la partida, en la primera al no superar las verificaciones y en la segunda por el fallecimiento de su padre. Sin embargo, para la del próximo mes de mayo peligra seriamente su concurso.

El martes 26 de abril a las 20:00 horas cerrará el periodo de inscripción a la tercera ronda del Campeonato de Europa. Pero ahí no radica el principal problema, sino en la preparación que exige un evento de este calibre: «Sinceramente no soy optimista. Los tiempos son los que son y un rally de esa envergadura, en el que hay tanto que trabajar en la carretera y también con una infraestructura nueva de vehículo, de asistencia, de equipo… me parece a mí que por primera vez lo veré desde la cuneta».

El motivo del retraso en la confirmación o denegación del proyecto se debe a «una cuestión de papeleo, y también hay causas personales justificadas por un problema que tiene el patrocinador». Ponce es consciente de que se encuentra en unas jornadas trascendentales, pero no se apresurará hasta recibir el visto bueno: «Puede ser que todo estuviera resuelto para el Islas Canarias, pero no nos podemos arriesgar a hacer ningún movimiento de ficha sin que el dinero esté en la cuenta corriente».

La opción de participar con el Seat 600 JTR «está totalmente descartada». El rutómetro diseñado por el Club Deportivo Todo Sport hace que el de Arucas ni la baraje: «Los tramos este año son bastante más largos. En las ediciones anteriores estaban sobre los quince kilómetros, pero con uno de veintiocho poco menos que me puede dar la risa. Sé hasta donde puede llegar el 600. A veces me sorprende a bien y en otras en negativo, pero no me atrevo a participar con él en un rally de estas características».

El prototipo continuará en sus manos hasta que llegue la ansiada respuesta. Ponce recurrirá a él siempre que los presupuestos lo permitan para mantener un nivel de conducción óptimo y acumular el máximo rodaje: «Yo tengo que seguir en la carretera haciendo hasta las gymkhanas para estar lo mejor en forma posible cuando ese programa cristalice o no. Por eso me inscribiré en Montaña Alta, para estar en la carretera y hacer todos los kilómetros que pueda». Mientras tanto, a esperar la llamada.

Foto: Óscar Quintana

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.