El piloto grancanario y el navegante tinerfeño toman el camino del abandono en los prolegómenos a la sexta etapa del raid más exigente del planeta. Una avería en el diferencial trasero del Can-Am Maverick gestionado por South Racing les obliga a adoptar esa decisión. Los integrantes del equipo TH-Trucks Canarias Team centran sus esfuerzos en encontrar la forma de alcanzar su vehículo al puerto de embarque, desde el que partirán los del resto de participantes cuando concluya la acción en los desiertos de Arabia Saudí. Antes de retirarse, los isleños marchaban en la cuadragésimo cuarta posición.

La aventura de Rafael Lesmes y Eduardo Naval en los desiertos de Arabia Saudí concluye de forma prematura. Los integrantes de la estructura TH-Trucks Canarias Team no lograron completar la primera semana de competición por una avería en el diferencial trasero de su Can-Am Maverick. Los mecánicos identificaron el problema en los momentos previos a la salida de la sexta etapa, la que discurría entre las localidades de Ha’il y Riad. El mal estado del componente les obligó a tomar una decisión dolorosa.

Antes de retirarse, los tripulantes del vehículo número 338 marchaban en la cuadragésimo cuarta posición de la clasificación de su apartado, el de Prototipos Ligeros. Además de los retos que ofrecía el propio recorrido, el más exigente en kilometraje de los últimos tiempos, el piloto grancanario y el navegante tinerfeño tuvieron que hacer frente a reiteradas roturas de la correa de la transmisión, un contratiempo que llegó a su fin cuando optaron por cambiar el variador al término de la cuarta jornada.

En un vídeo publicado en las redes sociales del proyecto Dakar por la VIDA, Lesmes afirmaba que, a pesar de la dureza que suponía su temprano adiós a la competición, no cabía la opción de lamentarse: «Toca superar el shock tan traumático que siempre significa tener que abandonar cualquier prueba deportiva, pero no hay tiempo para tristezas ni quejas. Ahora tenemos una prioridad absoluta y es que nuestro vehículo llegue al puerto de embarque, en el que se irán todos cuando acabe este Dakar».

Los isleños disponen de dos posibilidades para alcanzar la ciudad costera de Damman: «Tenemos casi setecientos kilómetros para llevar el vehículo hasta ese punto y tenemos que buscar alternativas. La primera, y la más dura, sería la de llevarlo Eduardo y yo por carretera, dejarlo en el puerto y luego buscarnos la vida para volver a Riad. La segunda es buscar una grúa que nos lo lleve pero que también nos aporte las garantías suficientes de que el coche va a ser recogido por la organización a su llegada».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.