El pasado fin de semana se produjo el estreno del Skoda Fabia RS Rally2 en el Campeonato del Mundo de Rallyes. Siete unidades del sucesor del exitoso Fabia Rally2 Evo tomaron la partida en la primera prueba del máximo certamen. Las expectativas que había generado el nuevo artefacto de la firma checa en los prolegómenos a su debut en competición se cumplieron. Entre el ruso Nikolay Gryazin, el sueco Oliver Solberg y el checo Erik Cais sumaron dieciséis de los dieciocho scratchs que había en disputa en la cita monegasca. El de la Villa de Santa Brígida, todavía en lista de espera, se frota las manos.

El Skoda Fabia RS Rally2 impresionó en su debut en el Campeonato del Mundo de Rallyes. La última creación de la firma con base en Mladá Boleslav había generado unas expectativas altísimas desde el día de su presentación, que tuvo lugar el 15 de junio. Después de miles de kilómetros de pruebas y de varias participaciones en eventos de índole regional, el sucesor del laureado Fabia Rally2 Evo se enfrentó el pasado fin de semana a su primer examen internacional, el 91º Rallye de Monte-Carlo.

Siete unidades del nuevo artefacto de la marca checa acudieron a la cita monegasca, aunque serían finalmente seis las que tomarían la partida. El finlandés Sami Pajari causó baja al sentirse indispuesto en las horas previas al arranque de la temporada mundialista. Por tanto, la labor de demostrar el verdadero potencial de la novedosa montura recaería en manos de Nikolay Gryazin, Marco Bulacia, Oliver Solberg, Erik Cais, François Delecour y Mauro Miele. ¿Podrían doblegar a los otros Rally2?

Desde la especial de apertura, el ruso de Toksport WRT se encargó de reafirmar el impecable trabajo de desarrollo realizado por todos los integrantes del departamento de competición de Skoda. Dos scratchs en la noche del jueves le situaron al frente de la clasificación de WRC2 con una renta importante sobre el local Yohan Rossel, que ejercía de punta de lanza de Citroën. El francés intentó no ceder más terreno en las seis cronometradas del viernes, pero no logró contener a un Gryazin absolutamente desatado.

La ventaja del líder siguió creciendo el sábado hasta que un pinchazo hizo peligrar su victoria en la repetición de ‘Ubraye-Entrevaux’. Gryazin perdió medio minuto con el percance y a Rossel se le presentaba la oportunidad de luchar por el triunfo en los tramos del domingo. Sin embargo, el galo no se mostraba muy esperanzado en sus opciones, ya que hasta ese punto los Skoda Fabia RS Rally2 habían sido inalcanzables. Si Nikolay no marcaba los cronos de referencia, los hacían Solberg o Cais.

No obstante, la racha de mejores registros del modelo recién nacido se truncó al inicio de la etapa dominical. Rossel se lanzó a por su predecesor y redujo a cuatro segundos el colchón de Gryazin. El representante de la formación alemana reaccionó a tiempo y cruzó por la meta del Power Stage en la cima de la general, aunque luego recibiría una sorpresa negativa. PH Sport, el equipo de su rival, realizó una reclamación que se resolvió con una penalización que arrebataba la medalla de oro al moscovita.

A pesar de quedarse sin la corona de laurel en la división de plata, el Skoda Fabia RS Rally2 exhibió un rendimiento extraordinario en las carreteras del sur de Francia. Ningún problema de juventud condicionó a los seis participantes que tuvieron el privilegio de abordar el evento con más solera del calendario mundialista a bordo de un coche que promete marcar diferencias en los campeonatos nacionales y autonómicos. Luis Monzón, en lista de espera para recibir el suyo, se frota las manos.

Foto: Red Bull Content Pool

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.