El Campeonato Provincial de Las Palmas de Rallyes sobre Asfalto no comenzó positivamente para la dupla formada por Juan Betancor-Juan Carlos Díaz. La primera especial del XXXVII Rallye Villa de Santa Brígida se desarrolló catastróficamente para los del Toyota Corolla Twin Cam incluso antes de su hora teórica de salida. Descentrados por las circunstancias, un pinchazo remataba la faena y les enviaba al fondo de la clasificación. Sin embargo, en los siguientes tramos se dedicaron a recuperar terreno hasta escalar al decimoquinto lugar de la general.

‘Hasta el rabo todo es toro’. Este refrán español es frecuentemente empleado en el automovilismo, ya que hasta que no arribas al último control horario de una prueba no existe resultado final. El pasado sábado se celebró el XXXVII Rallye Villa de Santa Brígida, la ronda inaugural del provincial de Las Palmas de la especialidad. A ella acudieron Juan Betancor y Juan Carlos Díaz con ilusiones renovadas y dispuestos a desquitarse de la avería que en la pasada campaña frustró sus opciones al título en la Copa Faroga <1.6 Trofeo Pastelería La Madera, pero la jornada no se inició de la forma en la que los integrantes del Club Deportivo Motor Primera Etapa esperaban.

Cuando Betancor-Díaz se preparaban para partir de la Sociedad Municipal de Deportes en dirección a la salida de la especial de apertura, situada a un escaso kilómetro de ese punto, su Toyota Corolla Twin Cam se negaba a arrancar. Tras varios intentos, lograban encender el motor del vehículo nipón pero llegaban al control horario con un minuto de retraso, por lo que al tiempo que invirtiesen en ‘Villa de Santa Brígida’ se añadirían 10” de penalización. Ansiosos por recuperar ese déficit, los teldenses tomaron unos riesgos excesivos que, combinados con la desconcentración sobrevenida del percance anterior, desembocaron en un pinchazo en el neumático delantero derecho con el que perdieron cerca de 2′ con respecto a sus rivales en el apartado promovido por la Escudería Faroga.

Relegados al 75º puesto de la general, Betancor-Díaz afrontaban las dos cronometradas restantes del bucle matinal en busca de la confianza necesaria para exprimir su vehículo dentro de los límites establecidos. No obstante, los registros que marcaban no se correspondían con sus objetivos personales. “A consecuencia de todo lo que pasó en el TC-1, salimos al segundo y no encontrábamos el ritmo. Ahora salimos al tercero y parece que fuimos mucho mejor, pero aun así hay que rascar algo más”, declaraba Betancor en el reagrupamiento previo a la asistencia A1. Además, señalaba que “sin nada por lo que luchar es un poco complicado correr, pero habrá que terminar y volver a coger confianza y ritmo”.

A la sección intermedia marchaban decimos de la Copa Faroga <1.6 a 1:49.8 de los líderes provisionales. Superado sin contratiempos el paso por ‘Villa de Santa Brígida’, Betancor-Díaz rodaban a una velocidad con la que maximizaron los incidentes de sus rivales y ya ascendían a una segunda plaza con la que limitar daños en lo que a puntuación se refiere. Por lo que respecta a la clasificación absoluta, la escalada resultaba todavía más impresionante al situarse vigesimoséptimos. “Después del varapalo de esta mañana cuesta bastante recuperar el ritmo. Hemos remontado bastante, pero no lo suficiente. Independientemente de eso, los tiempos por tramo no son los que esperábamos, hay que correr más”, comentaba un Betancor descontento con su actuación.

Con dos cronometradas por recorrer, entre ellas la de ‘Valsequillo – Ferretería La Cantera’ y sus temibles 15,145 kilómetros, Betancor-Díaz continuarían luchando contra sí mismos y por adentrarse en el top 20 de la general, un objetivo que cumplían en ‘Pino Santo’ al ganar nada menos que ocho puestos con su sensacional marca de 6:16.3. Adicionalmente, se encaramaban al liderato de la Copa Faroga <1.6 tras la avería sufrida por el Honda Civic de Daniel Rodríguez-Yeray Valencia. Lejos de conformarse con eso, seguían atacando en las carreteras de San Roque y La Atalaya para cruzar la pancarta de meta de la especial final en una inmejorable P15 con la que desquitarse del amargo amanecer que vivieron en el municipio de Santa Brígida.

Foto: Daniel García Photography

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .